domingo, 13 de agosto de 2017

Memoria de la represión franquista en Alicante: Poetas en las cárceles de Franco


Reproduzco aquí sin más comentarios un documental alrededor del tema que queda enmarcado en el título, publicado en https://memoriarepressiofranquista.blogspot.com.es, un blog notable y que vale la pena visitar de vez en cuando aunque solo sea para refrescar la memoria.

Documental que recoge los ultimo días de la guerra civil en España y la posterior represión franquista hacia los republicanos que quedaron atrapados en Alicante, dando una visión desde el punto de vista de Marcos Ana, uno de los poetas republicanos presos en las cárceles de Franco, que nos narra en primera persona la experiencia vivida, su largo calvario como preso en las cárceles de la dictadura franquista, y su paralelismo con otro gran poeta, Miguel Hernandez. El documental esta producido y editado por Jose Ramon Samper (Artegalia Films), con guion y dirección de Jose Antonio Fernandez Cabello (Fundación Esquerra Unida Comunidad Valenciana).




Gràcies, Rifi

domingo, 9 de julio de 2017

Una visita obligada. Iglesia de San Martín en Callosa

La Iglesia arciprestal de San Martín de Callosa del Segura merece una atenta visita por un montón de motivos, entre los que destacaría el ser un ejemplo arquitectónico alejado de los sistemas constructivos circundantes y más allá, pues el resultado final puede ser calificado de único y peculiar, que no obstante presenta características sobresalientes de la arquitectura renacentista, orden predominante en el interior de la nave, pese a la vestiduras barrocas y la cúpula del XVIII perfectamente integrada en el conjunto. Parece ser que se erigió como manifestación de las ansias independentistas contra el Consejo oriolano y se llevó hasta el extremo de seguir modelos diferentes a los seguidos en la arquitectura de la diócesis de lo que entonces era capital de la gobernación. 
Foto de Pedro Gutiérrez
De hecho la portada, de estilo gótico tardío, ya incluye toda una declaración de intenciones: el escudo de la ciudad a la derecha del visitante y el de Carlos V a la izquierda, aunque no conseguirá la independencia de Orihuela hasta 1638. Recomiendo verla en un día soleado y si es posible con las puertas de acceso abiertas, para  que la luz contribuya al disfrute de una  peculiar nave,con tres bóvedas exentas sustentadas sobre potentes pilares de orden corintio y una preciosa cúpula rococó  en el crucero.

Datos y reportajes fotográficos (casi siempre esplénidos):
Wikipedia: Callosa del Segura

viernes, 2 de junio de 2017

Monteagudo: En el corazón de los dominios del Rey Lobo

La gente de producciones El Pirulí (Juan Antonio Cuesta y Jose Parreño Juan) me invitaron a participar en una visita programada a Monteagudo, con llave y permiso para acceder al castillo, lo que puede valorarse como una oportunidad única. Un lugar que además de ser espectacular, acumula un montón de historia por su posición estratégica en el corredor fluvial del Segura de manera que se registra una continuidad poblacional con abundancia de restos de las principales civilizaciones atestiguadas en el sureste peninsular.
El fundamento de dicha continuidad es la presencia del espolón rocoso compuesto por calizas dolomitizadas cabalgando sobre materiales metamórficos que los aportes aluviales del Segura van recubriendo en su base constituyendo un enclave estratégico y a la vez excelente para el hábitat, por la presencia de suelo fértil y abundante agua.  
Recinto superior y el Cristo que lo corona. Obsérvese la esquina entrante, característica de las construcciones del Rey Lobo
No obstante la época de máximo esplendor del lugar (y de la Taifa de Mursiyya) se registra en la época de Ibn Mardanish, el Rey Lobo, soberano del sureste peninsular entre 1147 y 1172 en la convulsa época de lo que en términos históricos se conoce como segundo reino de Taifas. Su poder en realidad descansaba en la riqueza del territorio que ocupaba, nada menos que las fértiles huertas de Mursiyya y Balansiyya que mejoró con importantes infraestructuras hidraulicas, militares y edilicias. Monteagudo era la llave de Murcia, control del acceso por el sur a la ciudad recién creada y residencia palaciega en sus inmediaciones, lo que se conoce como El Castillejo (arrasado literalmente por los Almohades) en medio de embalses y acequias, en definitiva el corazón de los dominios del Rey Lobo. 
El Castillejo, residencia de Ibn Mardanish, desde el recinto superior del castillo
En realidad parece que fué un muladí que supo mantener una posición estratégica comprometida entre la presión almohade y los reinos cristianos de Castilla y Aragón. Impidió (empleando tropas mercenarias cristianas) durante más de 20 años la expansión de los almohades en su extenso territorio que iba desde la desembocadura del Ebro hasta Almería y Jaen. 
Detalle del potente tapial con el que está construido
Por cierto quien quiera un análisis corto pero intenso de su reinado y de las principales aportaciones de su arquitectura puede leer este interesante artículo
LA ARQUITECTURA DE IBN MARDANÎSH: REVISIÓN Y NUEVAS APORTACIONES
JULIO NAVARRO PALAZÓN Y PEDRO JIMÉNEZ CASTILLO
Escuela de Estudios Árabes de Granada (CSIC)
 al que se puede acceder pinchando aquí
Recinto superior
 De los restos de la fortaleza destacaría además de la calidad de sus muros, un excelente tapial coronado en muchas de sus dependencias mediante bóveda de ladrillo y arcos de herradura que se adivinan en los huecos que han dejado intervenciones posteriores, las excelentes panorámicas derivadas de su posición estratégica controlando la fértil vega del Segura y la vieja calzada romana a Carthago Nova. 
Railes inclinados para facilitar el transporte de material

Restos de la polea  
Detalle de bóvedas de ladrillo sobre el tapial
A la izquierda hierros retorcidos del Cristo derribado en la República
Murcia. Sierra de Carrascoy al fondo
También la superposición de añadidos que han llegado a adquirir carácter histórico y no es solo el monumental Cristo que corona el cerro con capilla incluida, o la presencia de los fragmentos (ya casi arqueológicos) del derribado en la Segunda república, el raíl y el torno del cabrestante que debió ser utilizado para subir materiales en las diversas obras del siglo XX. A lo lejos la ciudad y muy cerca la residencia del Castillejo, embalses también de la época y acequias inmemoriales. En definitiva un conjunto de elementos arquitectónicos e hidraúlicos que bien merecen excavaciones y obras de acondicionamiento para aprovechar su potencial turístico y divulgar nuestra historia.

Parte del recinto inferior. Silos y aljibes
Panorámica hacia la Vega Baja y el mar
Material de interés: 
La imagen que encabeza la entrada procede de Españaescultura.es 

miércoles, 15 de febrero de 2017

Casilla de peones camineros en la N-325


Deambulando por el N del término de Elche, buscando el emplazamiento de una cueva que según uno de mis informantes cualificados estaba en la partida de la Peña de las Águilas, terminé saliendo a la N-325, conocida como “Carretera de la garganta” en las inmediaciones de Aspe. Fui a salir detrás de una casilla de peones camineros semiderruida, enfrente de una rotonda.
Puerta de acceso a la vivienda desde el patio
Me picó la curiosidad y como primer resultado me encuentro con que existe una más que abundante colección de material y referencias históricas en Internet alrededor de este tipo de construcciones lamentablemente abandonadas y dignas de mejor suerte. Incluso se pueden documentar algunos intentos meritorios para recuperarlas mediante nuevos usos y otros menos meritorios como la subasta de casillas y terrenos adyacentes para hacer caja. Es posible, por otra parte que aquí, en la Comunidad Valenciana aún sean propiedad del Estado y salvo honrosas excepciones es un patrimonio que está viniéndose abajo pese a que ya acumulan un montón de años en medio del desconocimiento general pues aventuro que muy pocos jóvenes menores de 30 años sabrán de que va el tema de los peones camineros, pese a que el refranero español contiene numerosas referencias a ellos, algunas incluso poco edificantes. 

Lateral E y W




detallas de la fachada y acceso
Desde el XVIII hasta la primera mitad del siglo XX el mantenimiento de la red viaria estatal se debía en buena parte a la existencia de las casillas y a las personas que quedaron vinculadas a ellas, los peones camineros.
Chimenea y alacena. 

Desprendimiento del cielo raso y aberturas en el techo


Una interesante entrada en el periódico digital Petrer al día proporciona una breve historia y abundante información: 
Modelos de casillas de peones camineros:
En estos casos el crecimiento de las ciudades ha integrado la casilla en el casco urbano

Incluso me he encontrado con un blog que va describiendo las casillas que visita, una iniciativa más que notable con abundante información interesante, que pretende hacer un inventario de las mismas.
La imagen que encabeza la entrada se ha extraído de Google street view


lunes, 6 de febrero de 2017

Un ejemplo de lectura transversal a partir de La Anábasis de Jenofonte

El genial Chummy Chumez desgranó en La Codorniz una frase ilustrada  "yo bubo para obludir", una señal inequívoca de éxito que procuro aplicarme trasladando a la lectura el objetivo en especial en el verano. Huyo además como alma del diablo de las novelas que te hacen pensar, donde el mensaje se enuncia casi desde la primera frase. Sinceramente, para reproducir la realidad está el cine, los documentales, la televisión, o la realidad misma desde la perspectiva de cada uno, y para enunciar ideas, ya hace tiempo que la narrativa quedó desbordada por otras fórmulas... O sea leo por el mero placer de leer y abstraerme de esa realidad machacona, aligerando la mente de lo que no sea evocar lo que se lee. Ya llevo encima suficientes intentos prácticos, ensayos, artículos, revistas, libros, intervenciones, opiniones, encuestas, el martilleo de la prensa y los boletines de noticias, etc., de manera que al final del día y en especial desde que aprieta el calor lo que procuro es abstraerme. Por eso me gusta la ciencia ficción y la fantasía épica, posiblemente los enfoques más alejados de la realidad cotidiana que nos invade por todos los poros, aunque se cuele por donde uno menos se lo espera.

Tras muchos años de incursiones gozosas por la ciencia ficción, últimamente estoy volviendo a su hermana gemela la fantasía en lo que comúnmente se conoce como novelas de espadas y brujería, buscando más allá de Tolkien o George R.R. Martin y huyendo expresamente de las ñoñerias para adolescentes, que abundan cada vez más. Y he de decir que a veces donde menos uno se lo espera salta la sorpresa: casi sin querer me tropecé con Paul Kearney y su trilogía de los Match (Los 10.000, Corvus, Los reyes del amanecer), basada en La Anábasis de Jenofonte.

Ya había leido El ejército perdido, una entretenida novelita histórica de Manfredi, bastante floja por cierto. En ella plantea como hipótesis implícita que los espartanos estarían tras la sublevación de Ciro contra su hermano (y rey) Artajerjes. Digamos que Kearney me ha hecho releer detenidamente La Anábasis, porque detalla cosas que Jenofonte omite para terminar poniendo en evidencia que la superioridad militar de los griegos estaba basada en algo repetido mil veces: los griegos son ciudadanos hasta cuando combaten, a diferencia de los súbditos persas. Pero es que Kearney nos mete de lleno en medio de la refriega, dentro de la temida falange de hoplitas, (y a veces en las incursiones de los auxiliares, los peltastas) algo que hasta la fecha no había leído: los ilustres ciudadanos capaces de convencer en la Asamblea resulta que también tienen que empujar pica en mano aunque sea desde la segunda o tercera fila y más cosas. De hecho Jenofonte terminó siendo uno de los líderes de la expedición.
Itinerario de los 10.000. Ilustración procedente de: http://sobrehistoria.com/la-retirada-de-los-diez-mil-la-anabasis/
A partir de ahí, encuentro una aproximación contemporánea al tema, La retirada de Jenofonte de Robin Waterfield,  que se nos presenta como el retorno en el S. XXI al itinerario seguido por los griegos en lo que según el autor sería la primera crónica de guerra de un ejército occidental en Oriente, lo que no anda lejos de nuestra casposa realidad, entrevista una y otra vez a través de los medios de comunicación. También contiene observaciones acerca de lo que Jenofonte omite o da por supuesto. 


Si elevamos solo un poco el punto de mira tenemos la continuación de la guerra del Peloponeso de Tucídides (Las Helénicas) y uno de los primeros ejemplos del género espejo de príncipes (Ciropedia / Jenofonte) y como marco general el resumen en un solo volúmen de La guerra del Peloponeso de Donald Kagan, quizás el manual más completo del tema, en 4 volúmenes, aunque el autor se apiadó de los simples mortales y nos regaló un excelente panorama general en un solo volúmen). 

 Y más cosas. Si agrupamos toda la información acerca de estos temas que tiene la wikipedia y fabricamos un pdf con ella, tenemos el kindle lleno de material interesante.  Se pueden descargar gratis los clásicos y por  un módico precio las demás obras, aunque con algo de paciencia hasta las verdes caen.

...Buf! Se me olvidaba: he empezado diciendo que bubo para obludir.